Carta poder

Cuando se habla de leyes se habla de representaciones particulares, trámites legales, formales e informales, expresados en formatos escritos. Uno de esos ejemplos de representaciones particulares es el formato de la carta de poder; un documento de carácter privado que establece la designación de obligaciones o actos jurídicos por parte de una persona a otra.

Este formato es fundamental para representar actos de gran o poco alcance bajo una autorización específica. Asimismo, es uno de los trámites más importantes en materia de derecho y legislación. Habitualmente, son documentos que pueden ser utilizados tanto por personas naturales como jurídicas, cuya firma puede otorgarles la potestad del asunto estipulado.

Seguro te interesa: descarga plantillas de ejemplo de cartas poder para rellenar

Las cartas de poder no requieren, a su vez, de la presencia de un abogado sino la representación de dos testigos para firmar el texto; de acuerdo a las normativas del país donde se elabore el formato para que este sea válido. Algunas de ellas se pueden elaborar de acuerdo a los requerimientos y necesidades.

¿Para qué se usa una carta de poder?

Estos documentos de carácter legal son utilizados mayormente para retirar documentos personales, cobrar o pagar deudas, llevar a cabo trámites administrativos o mercantiles, realizar cambios en documentos relacionados a un vehículo o propiedad y presentación en tribunales. Otras aplicaciones relacionadas son las siguientes:

  • Finiquitar un negocio: muchas veces las cartas de poder son utilizadas con el objetivo de representar a una persona que no está en capacidad laboral de hacerlo y por ello se acude a este método legal. En estos casos, debe reseñarse la capacidad de facultades que tendrá el apoderado y el límite o validez del formato.
  • Asuntos legales: en el caso de los asuntos legales o jurídicos, se debe señalar con sumo cuidado el tiempo en que el apoderado hará uso de este poder. Por lo general, son los abogados quienes están en la potestad de manipular estos documentos. Otro contexto en el que es válido hacer uso de estos poderes, es en la constitución de una empresa o comercio.

En el caso de las notarías, el abogado responsable, o apoderado, tiene la obligación de asistir al poderdante en documentos donde sea necesario firmar.

  • Retiro de documentos especiales: existen documentos que se pueden consignar tanto en instituciones privadas como públicas y ello implica seguir un protocolo correspondiente. Un ejemplo particular es el retiro de títulos académicos por parte de representantes quienes son en estos casos los apoderados. Esta carta es indispensable para llevar a cabo estos procesos de carácter especial.
  • Documentos vehiculares: las cartas de poder son usadas igualmente en este tipo de casos, siendo detallado a profundidad el aspecto y los datos del vehículo que se desea tramitar. Es un asunto delicado de tratar tomando en cuenta las obligaciones que el apoderado debe cumplir. Un tema similar es la venta o compra de una propiedad.

El manejo de estos archivos debe ser cuidadoso, independientemente de la razón o motivo con la que se le elabore.

Elementos que deben incluirse en una carta de poder

Este tipo de documentos posee una regla básica para su correcta elaboración, contendiendo en su haber características que la pueden convertir en un formato bastante funcional. Su lenguaje debe ser simple y se debe procurar no utilizar términos complejos al momento de ceder la autorización. Los elementos básicos de su estructura son:

  • Fecha: en este renglón se debe especificar la fecha exacta de la emisión del documento para determinar el límite de su validez.
  • Identificación del representado: esta sección requiere de los datos personales del representado. Se especifica que debe colocar ambos nombres y apellidos.
  • Identificación del apoderado: de igual manera, el autorizado debe poseer ambos nombres y apellidos en el formato elaborado.
  • Otorgamiento o cesión: la autorización que se le otorga al apoderado debe ir establecida en el documento con la palabra “CEDO“, seguida de la responsabilidad respectiva. También es válido colocar la palabra “OTORGO“.
  • Poder o derecho: es un párrafo específico donde se estipula el poder y las facultades a las que tendrá derecho acceder la persona apoderada. En secuencia, se debe colocar la fecha límite.
  • Mensaje: además de la responsabilidad autorizada, se debe justificar el motivo de la carta elaborada.
  • Identificación de los testigos: este proceso requiere de la presencia de dos (2) testigos, donde sus nombres y apellidos completos deben estar expresados en el trámite.
  • Firmas: no menos importante, las firmas de la persona representada, apoderada y los testigos deben estar incluida en el documento al pie de página. De no haber espacio suficiente para llevar a cabo este último proceso, las firmas pueden concretarse en el reverso de la hoja.

Nota: los documentos legales, como la carta de poder, deben llenarse de forma absoluta sin dejar espacios en blanco, puesto que la ley dictamina que dicho documento se puede desestimar o puede presentar inconvenientes; hasta el punto de no ser considerado como válido.

Tipos de carta de poder y sus características

Las cartas de poder se utilizan mayormente para tratar temas relacionados a herencias, propiedades, favores de amigos o familiares, asuntos de confianza, administración, pensiones o jubilaciones, movilizaciones financieras, compras, ventas, retiros de títulos académicos, entre otros contextos.

No obstante, existe una clasificación bien distinguida de los tipos de cartas de poder que especifican diferentes funciones y están disponibles a continuación:

Carta de poder notarial

Es uno de los formatos más comunes utilizados, y solicitados, en el área de los reglamentos y legislación. Este tipo de documentos es validado por un ente legal donde se le autoriza a la persona apoderada tomar la decisión emitida por el representado.

De acuerdo a su nivel de importancia, este poder expresado puede ser considerado como válido para delegar funciones especiales. Asimismo, puede tener carácter ilimitado, de acuerdo a la decisión del poderdante.

Carta de poder judicial

Es un escrito donde se concreta el permiso o mandato de resolver asuntos relacionados con la justicia. Por ser un trámite de carácter judicial, el poder citado puede considerarse como válido por un período de tiempo corto o limitado.

Este tipo de escritos es manejado mayormente por abogados de confianza, de la persona representada, quienes gozan de autorización plena para cumplir con determinadas funciones de carácter especial. Una vez se finalicen los actos, esta carta debe ser revocada obligatoriamente, siempre con la autorización del poderdante.

Este documento se debe rellenar con alto nivel de atención puesto que su validación dependerá de los detalles que allí se determinen.

Carta de poder administrativa

Es un documento donde se concreta el permiso o mandato de resolver asuntos relacionados con la administración o trámites comerciales. Las personas que hacen uso de este poder, generalmente son autorizados para llevar a cabo negocios en nombre del representado.

De igual manera, los enviados o autorizados a resolver dichos asuntos, tienen la potestad de movilizar cuentas bancarias, realizar la compra o venta de alguna pertenencia, retirar paquetes especiales, movilizar posesiones, entre otras funciones válidas. 

Carta de poder simple

La carta de poder simple es elaborada por un individuo que no puede ejecutar actos jurídicos, o está apto, y desea otorgarle el poder a una persona que si puede y está capacitada para ello.

Las cartas de poder simple se deben estructurar de acuerdo a lo establecido en la ley donde se desee tramitar. En esta sección, el apoderado tendrá la facultad de realizar acciones jurídicas por tiempo limitado, según acuerde el poderdante.

Cartas de poder amplias

Este tipo de cartas de poder se clasifica de acuerdo al objetivo de su trámite, tiempo y potestad. En este sentido, los requerimientos pueden ser distintos, por lo que los formatos más comunes, en este renglón, son los generales y específicos.

Las cartas de poderes generales se usan para cumplir con procesos que requieren un indefinido número de trámites, al igual que las movilizaciones de cuentas bancarias.

Por otra parte, las cartas de poderes específicos son utilizadas para realizar actos de carácter especial donde se deben llevar a cabo procesos determinados. Dicho documento se puede revocar una vez se concrete lo establecido en sus párrafos.

Tipos de poderes notariales

Los trámites legales requieren de funciones especiales para realizar determinadas actividades o trámites. Una de esas funciones es el poder; cuyas atribuciones se pueden subdividir de la siguiente manera:

  • Poder especial: es una función elemental que se le otorga a individuos con el fin de llevar a cabo procesos concretos o actos de carácter especial. Por lo general, la persona apoderada solo debe cumplir con la orden especificada.
  • Poder general: es un documento que tiene como fin otorgarle la autorización a una persona de gestionar actos jurídicos, teniendo como límite la resolución por parte del representado; es decir, hasta que el poderdante decida conceder dicho acceso. Es un poder mucho más amplio y funcional que el anterior descrito.

Nota: para otorgar este poder, se le sugiere al poderdante elegir a una persona de confianza que vele por el cumplimiento y seguridad del documento; evitando de esta manera, además, que el poder caiga en las manos equivocadas.

De igual manera, la persona autorizada debe regresar el documento, o romperlo, una vez se revoque el poder para que su uso no esté involucrado en asuntos ilegales.

Previous

Ejemplos de cartas de recomendación

Cómo llenar una carta de poder

Next

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies